DONDE REPORTAMOS


Traducir página con Google

Historia Publication logo October 21, 2021

Amazonas a la sombra de la pandemia: Mi condadito, allá está mi familia

Autores:
three children sitting in a canoe on a river with forest in the background
Español

Durante la pandemia del Covid-19, la minería ha ganado terreno en el Amazonas venezolano. Las...

author #1 image author #2 image
Varios Autores
SECTIONS

Amazonas a la sombra de la pandemia es un reportaje en formato podcast, de cuatro episodios, que explica los riesgos ambientales de la minería ilegal y agrupa historias de personas afectadas por enfermedades que siguen presentes en tiempos de coronavirus.

Mariannys Pérez es una mujer indígena del pueblo Uwottüjja, que vio la muerte cara a cara cuando padeció de malaria. Esta enfermedad que continúa presente en tiempos de pandemia se contagia con más frecuencia en el contexto de la extracción minera: allí donde esta mujer tiene su condadito.

No solo fue la malaria lo que afectó la salud de Mariannys, también padeció enfermedades de la piel y estomacales. Estas patologías la hicieron reflexionar sobre los riesgos a los que se expone, pero la necesidad por mejorar su situación económica la obligaron a regresar a las faldas del Parque Nacional Yapacana.


As a nonprofit journalism organization, we depend on your support to fund journalism covering underreported issues around the world. Donate any amount today to become a Pulitzer Center Champion and receive exclusive benefits!


Mi condadito, alla está mi familia
 Imagen de Dixon Dacosta. Venezuela, 2021

Transcripción: Mi condadito, allá está mi familia

Mariannys 

Cuando uno va por primera vez, una va a pasar vaina oíste, porque a veces la gente no te ayuda, tienes que ir con alguien que te ayude. Y lleva tu medicamento para la diarrea. Cuando nos vamos siempre llevamos para la diarrea, para la fiebre, pal’ paludismo también, aunque a veces nos los quitan por ahí por el camino pero hay que llevárselo escondido porque si uno se enferma, ya uno tiene el medicamento ahí. 

Narrador 

Esa es la recomendación que ofreció Mariannys Pérez; una mujer de 35 años de edad y perteneciente al pueblo indígena Uwottüja, uno de los 20 que conforman al estado Amazonas, al sur de Venezuela.

Mariannys, nombre que usaremos para resguardar su identidad, proviene de una familia minera. Desde su niñez vio cómo sus padres practicaron la minería de una manera diferente a la actual.

Este episodio, Mi condadito, allá está mi familia, forma parte del seriado Amazonas a la sombra de la pandemiaproducido con el apoyo de Rainforest Journalism Fund en colaboración con el Pulitzer Center.

Mariannys 

Antes no se trabajaba con máquinas, ahorita sí, ahorita tú vas y ves esas máquinas, esas seis zonas que están allá montadas grandísimas. 

Kisme 

Hace dos años, Mariannys decidió regresar a lo que vio desde niña. Esta vez, sería ella quien trabajaría en búsqueda del oro. Aseguró que la necesidad apresuró la decisión de buscar un mejor futuro, que para ella, está en las minas del Yapacana, un cerro que fue declarado parque nacional de Venezuela el 12 de diciembre de 1978, por decreto del entonces presidente de la República, Carlos Andrés Pérez.

Mariannys 

Cónchale, la necesidad… la necesidad, uno no va porque uno quiere, uno va por la necesidad. 

Narrador 

Esta decisión cambiaría varios aspectos de su vida. El principal, dejar a sus dos de sus hijos y a su esposo en Puerto Ayacucho, capital del estado Amazonas.

Al llegar a las minas, Mariannys tuvo el primer asombro con lo que encontró. Las minas no era un sitio pequeño.

Mariannys 

Es una ciudad, porque hay bastante gente de todos los estados, por ejemplo vienen de Bolívar, yo he visto gente de Bolívar, hasta de Maracay, de todas esas ciudades. Las casas son de plástico, le dicen campamentos, hacen unos campamentos con lona negra y entablado.

Narrador 

En el lugar la acogieron sus familiares, principalmente una tía que tiene un condadito. Aunque la Real Academia Española defina la palabra condado como un territorio regido por un Conde, en el estado Amazonas, sus habitantes se refieren a un condado como un sitio donde viven varias familias que pertenecen al mismo árbol genealógico.

Allí se encontró con sus hermanos mayores. Aunque vivían juntos, cada quien debía trabajar para comer. Los días, las semanas y los meses transcurrían y Mariannys se esforzaba para ver el brillo de unos pocos gramos de oro, que alcanzaban para comer.

Mariannys 

Bueno yo, mi hermano José Luis y Chiqui nos paramos a las 6:00 am, a las 6:00 am nos decían vámonos, a las 6:00 am barren las máquinas. Trabajan 24, a las 6:00 am ya están barriendo y uno aprovecha de ir para allá a repeliar. Pero uno tiene que meterse, si tú quieres conseguir oro, tiene que meterse para allá con el agua hasta por aquí. A mí me ha tocado, me ha tocado hasta con el periodo. Toca porque uno tiene que hacer el diario. Si no trabajas ese día, no tienes nada. Entonces si tú vas a conseguir 5 rayitas, 8, es el día de tu suerte, pues. 

Narrador 

La exposición de su cuerpo al barro y a la contaminación del agua ocasionaron daños en la piel a Mariannys. Enfermedades comunes en esa zona minera, según lo narró ella misma.

Mariannys 

¿Te has enfermado? Me refiero a la piel te han salido llagas o esa enfermedad que conocen como jojoy… ajá, no sí, mira como está mi pie, hasta ahora se está curando. Mira eso es jojoy, eso se hincha así, hasta aquí, como uno se mete en bota, bueno la bota al menos protege a uno pero, pero igualito le salen llagas a uno. El jojoy, ellos le dicen jojoy pero yo le digo sabañón. Eso es horrible porque se te hinchan los pies y te rascas, te provoca rascarte. Pero hay una crema que uno se lo echa, pero hay gente que no le presta la crema, tiene que guardar reposo. 

¿Y natural también? Bueno yo no he usado nada natural, yo solo me eché esa crema yodora. Y eso me hizo rebajar eso, horrible, eso es horrible, se te raja hasta los dedos mira. Hasta estas uñas se me cayeron. Yo le dije a Juan Carlos yo estoy peor que un trabajador, él se ríe de mí… Yo le dije estoy que parezco un macho, mira como está mi pie.

Narrador 

Sobre esta enfermedad de la piel se consultó al doctor Julio César González, médico cirujano con 18 años de experiencia en Puerto Ayacucho tratando pacientes con esas mismas características.

Julio César González 

Muchas enfermedades, sobre todo la escabiosis que es algo de lo más frecuente, la sarna, la sarna común. Lesiones dérmicas ulcerosas, en algunos casos, casos diagnosticados por el Caicet como lesmaniasis, pero sobre todo escabiosis, lesiones de la piel que resecan la piel, la escarapelan, hay prurito generalizado y son parásitos, son parásitos que abundan en el sitio. 

Los de los químicos también es criticable porque ellos trabajan con minerales, ellos trabajan con metales, el mercurio, para la extracción del oro y estos químicos pueden producir daños también en la piel, dermatitis de contacto. A la larga pueden haber problemas, trastornos, no solo digestivos, trastornos de piel, trastornos carenciales que pueden llevar a la personas a condiciones, inclusive, hasta terminales. El problema de salud es triste, es triste, porque la personas está pasando por encima de ese bienestar, de un control sanitario, están pasando por encima de un control agobiado por la situación que vivimos, la situación económica. 

Narrador 

Cuando Mariannys estaba en las minas se enteró de que una enfermedad nueva estaba contagiando a gran parte de humanidad. Se trataba del covid-19; sin embargo, en ese sitio muy poco le prestaron atención.

Mariannys siguió trabajando normalmente día a día, hasta que empezó a sentirse mal. Se sentía débil, presentaba fiebre, vómitos y escalofríos. La malaria o el paludismo se había alojado en su organismo.

Mariannys 

Paludismo oíste, mi hijo Juan Carlos tuvo que traerme arrastrada de alá, mi hijo Juan Carlos. Subiendo el cerro le dije “Ay hijo me voy a morir aquí” y mi hijo “Mamá, no te vayas a morir aquí, ya vamos a llegar”, subiendo esos cerros, a mí me dio de todo, iba arrastrándome. Pero sí me dio paludismo, la primera vez que me dio mira pa morirme oíste.

Me dieron tratamiento colombiano pero no lo indican cómo uno tiene que tomarlo ve, como el aquí que a uno le dicen mira te tomas cuatro, después te tomas tres y después te tomas y así vas disminuyendo. Tómalo y deja ya… no… eso me cayó mal esa pastilla y mi hijo me dijo “no mamá, no te lo tomes más”. Y ese día me vine y justamente tranqué aquí en el CDI. “Esta mujer se está muriendo”, ahí me dejaron en el CDI.

Narrador 

Dos meses permaneció Mariannys en Puerto Ayacucho, se recuperó y volvió a las minas. Impulsada por la necesidad, llegó a las faldas del cerro Yapacana, con más ganas y más metas… Pero otro mal la atacó.

Mariannys 

Diarrea y vómito… Es por el agua, tú sabes que por el agua hacen jagüey por ahí.  Por ejemplo, mi tía hace un jagüey y ponen una tubería y por la tubería baja esa agua. Por eso que mi tía es muy mezquina con el agua, mi tía le abre un pote y le pone el tubo. Pero la gente evacúa por ahí y entonces cuando llueve eso se mezcla y claro que le tiene que dar diarrea a uno porque ahí botan las tripas, matan las reses y botan la tripa, la tripa de pollo, todos esos desperdicios por ahí por el monte y por eso produce la diarrea. 

En Caño Grande está un doctor. No me sé el nombre del médico, él está con la esposa ahí, ellos atienden, uno va para allá y te dan la pastilla pues para la diarrea…

-¿Y qué te hicieron, los exámenes?

Sí, los exámenes, ellos le dicen mira tienes un parásito y no sé qué más… tú sabes cómo son ellos, para ganar el oro están hechos. Qué más toca, caer para allá y tomarse eso porque qué más. Pero el tratamiento colombiano, mucha gente ha fallecido, porque no se lo toman como es.

Narrador 

El doctor Julio César González indicó que los cuadros diarreicos que presentan las personas se debe lo que consumen. No hay una alimentación balanceada y el agua no es potable.

Julio César González 

Estas personas generalmente llegan con un cuadro diarreico, llegan con trastornos digestivos, llegan con dispexia que son flatulencias, gases, dolor abdominal. Trastornos digestivos por la misma mala alimentación.

Llegan con problemas carenciales porque no ingieren los alimentos básicos, no ingieren los alimentos balanceados, eso los lleva a dolores musculares, debilidad generalizada. Prácticamente por la ausencia de micronutrientes esenciales en la alimentación. ¿La misma situación del agua? Es lo peor porque primero el agua no potable, muchas veces beben agua directo del río y si no es del río es comprada, un agua de procedencia dudosa, por personas que se encargan de traficar allá los bidones de agua para que las personas se puedan mantener en las minas. 

Es una situación porque no hay un control, o sea, como se pierde el control sanitario en estos sitios, caemos en estos problemas. 

Narrador 

Pablo Tapo, coordinador general del Movimiento Indígena de Amazonas en Derechos Humanos (MOINADDHH), asegura que, actualmente la Dirección Regional de Salud no lleva un registro sobre las enfermedades existentes en las minas. Esto conlleva a que no haya un seguimiento de los casos que se presentan y crea un potencial riesgo para la población.

Pablo Tapo

La información que manejamos nosotros es que existen médicos privados, que son pagables, medicina costosísima y en ciertos casos que se vean muy graves, a nuestros hermanos indígenas los trasladan hasta Puerto Inírida, Colombia, para el tratamiento. No llegan  aquí a la ciudad de Puerto Ayacucho, sino que se van del lado colombiano cuando la enfermedad es grave.

Si se trata internamente en las minas, a través de estos médicos privados que tienen un dispensario de manera privada y que le cobran para atención de la salud, ellos se trasladan hacia Puerto Inírida, Colombia, donde recibirán un trato clínico, pero todo es pagable. 

Narrador 

Mientras hay quienes deben resolver sus problemas de salud, Mariannys cuenta que ha sabido sobre otras enfermedades presentes en este territorio.

Mariannys 

Una chama que nosotros conocíamos que tenía sida, eso es otro que estaban diciendo, tiene sida. Tienen que desterrarla de aquí porque tiene sida y va a contagiar a los demás, que no sé que más y eso ve.

Narrador 

De acuerdo con el doctor Julio César González, el Estado venezolano ha dejado de lado las enfermedades endémicas para centrarse en la pandemia del covid-19, situación que trae como consecuencia el repunte de estas enfermedades.

Julio César González 

Yo trabajé en salud ambiental, yo fui vigilante epidemiológico en salud ambiental. Se ha venido a menos el trabajo, no hay vehículos, no hay máquinas para fumigar, no hay veneno, eso es algo que tiene que ver el Estado y el mismo país, porque es una enfermedad endémica en el estado y si es endémica es porque se quedó con nosotros, prácticamente como se está quedando el covid-19, porque el covid a la larga pareciera que fuera a ser endémico. 

No tenemos que descuidar y sí se ha descuidado, se han tomado las medidas por lo grave y lo fuerte que puede ser lo de la virosis del covid-19, pero tampoco es para descuidar las cosas más simples como por ejemplo la desnutrición infantil. Entonces hay cosas que son descuidos y que son fácilmente solucionables. Yo sé que la parte económica es fuerte, pero en comparación con el covid, que del covid conocemos ahora, conocemos poco, nos falta por conocer y estamos descuidando otras áreas, estamos descuidando otras patologías que son problemas de salud pública y hay que atenderlos. 

Narrador 

En contraste, la coordinadora de Salud Ambiental Amazonas, Ana Villarroel, afirmó que pese a la pandemia, se ha continuado con la vigilancia de las enfermedades metaxénicas.

Ana Villarroel 

En el estado Amazonas, a pesar de que tenemos la pandemia por el covid, la vigilancia de las mismas no se ha perdido. Llevamos principalmente lo que es malaria, la vigilancia del vector del dengue, parasitosis intestinal y la enfermedad de chagas. 

Narrador 

Pablo Tapo insiste que la situación es preocupante por las enfermedades y las migraciones hacia las minas.

Pablo Tapo 

Se hizo un trabajo de investigación, conjuntamente con otras organizaciones. Lo preocupante es la migración hacia el interior del estado. Hacia las minas es donde se ha visto, más que todo en el municipio Atures, la capital, y las comunidades tanto del eje sur y sureste. 

Prácticamente una mayoría se encuentran en las minas, también podemos señalar aparte, los que tienen o viven en San Fernando de Atabapo, en parte de Autana. También se han ido a los campos mineros de los municipios Atabapo y Manapiare.

Narrador 

El Estado venezolano aún no ha tomado el control de los territorios mineros en Amazonas. Por el contrario, los ocupantes del Parque Nacional Yapacana siguen explorando más kilómetros del terreno, en busca de buen material; es decir, tierra donde abunde el oro.

Mariannys 

La necesidad, hay que ir, mi familia es de allá, la familia de mi mamá es de por allá. Y qué voy a decir “no que no voy”, toda mi familia es de allá, tengo que visitar a la familia, de todas maneras está esa mina ahí.

Nosotros siempre vamos por un mes, uno va a vender y después a uno le dan chance para cobrar 15 días y uno dura un mes ahí. Uno va a vender, después cobrar y después uno se queda ahí repeleando con las máquinas de mi tía para poder traer algo.

Narrador 

Poco a poco la expansión de las minas va dejando al Amazonas a la sombra de la Pandemia.

En la divulgación de este episodio nos acompañan el medio nacional El Diario y la emisora local Raudal Estéreo.

Coordinación General: Madelén Simó Sulbarán

Edición de textos y Diseño Gráfico: Equipo de El Diario.

Composición fotográfica: LucyGualdron.

Reportería y locución: Kisme Evaristo

Montaje y Postproducción de Audio: Carlos Romero. 

Los invitamos a escuchar las otras historias de este seriado Amazonas a la sombra de la pandemia, un trabajo que reúne voces de quienes se han enfermado en medio de la extracción minera, en el contexto del covid-19.