DONDE REPORTAMOS


Traducir página con Google

Historia Publication logo May 12, 2020

La gran barata del oro en el Sur de Venezuela: compre un gramo y el otro le sale gratis

Autores:
Guyana, undated.
Inglés

Proyecto

Mercury Alert

The Guiana Shield is a 1.7 billion-year-old geological formation with one of the world's most...

author #1 image author #2 image
Varios Autores
Cuanto más bajo sea el precio del oro, mejor, porque en los mercados legales está aumentando, dicen los lugareños. Foto por Bram Ebus. Venezuela, 2020.
Cuanto más bajo sea el precio del oro, mejor, porque en los mercados legales está aumentando, dicen los lugareños. Foto por Bram Ebus. Venezuela, 2020.

Como si fuera una dimensión paralela en la que se tuercen las leyes del mercado global donde los precios del oro van al alza, en la zona minera del estado Bolívar la cotización del metal se ha desplomado a la mitad a raíz de la cuarentena impuesta por el coronavirus. Pero, atención, que este ‘Black Friday’ no es para todos: solo le sacan provecho quienes han cartelizado el mercado áureo local mediante la coacción y el uso de dólares, desde pandillas del crimen organizado a guerrilleros o autoridades militares. Los mineros artesanales producen a diario y necesitan vender para sobrevivir, pero lo hacen a precios de liquidación porque las medidas de confinamiento han cerrado los canales de comercialización. Otros acumulan oro para asegurarse una próxima bonanza.

No hay baremos, precios tasados ni control. El
mercado internacional del oro no llega al sur del río Orinoco, un microcosmos
de Venezuela donde la única regla para la compra y venta del metal es que no
hay ninguna, menos todavía cuando se endurecen las condiciones para la
circulación de personas y bienes, como ha ocurrido con la pandemia del
Covid-19. Es así como, a pesar de que fuera de las fronteras venezolanas el oro
alcanza récords históricos, en las zonas mineras del estado Bolívar se vende
por menos de la mitad.

Nada más el 30 de abril, agencias noticiosas
internacionales reportaron el incremento del precio del oro y el cierre “de su
mejor mes en cuatro años”. Al finalizar el primer cuatrimestre de 2020, subió
9% hasta alcanzar los 54,75 dólares por gramo (1.715,25 dólares la onza). La
“flexibilización monetaria de los bancos centrales y la persistente
preocupación por una recesión global”, explican las agencias, han determinado
el alza.

Pero esto no se traduce en una buena noticia para los mineros artesanales del sur venezolano, que con palas y bateas a cuestas, expuestos a la amenaza permanente de los derrumbes de las minas (que este año, en Bolívar, han matado por lo menos a 13 personas) y a la amenaza nueva del coronavirus, tras jornadas de más de doce horas con el sol en la nuca, tienen que vender un gramo de oro entre 2,6 y 2,7 millones de bolívares, es decir, alrededor de 15 dólares, según la volátil tasa de cambio del mercado paralelo.

Hace dos meses un gramo se vendía en el mismo lugar por 30 dólares, un precio ya de por sí muy por debajo del internacional, pero el doble del actual. Que el efecto sobre la cotización del oro que tienen el coronavirus y del parón económico que trae consigo haya sido en la región exactamente contrario al del mercado internacional, solo tiene una explicación: mientras en mercados globales ese metal se convierte en el refugio más demandado para aquellos que auguran una fuerte recesión y una caída de las principales monedas de intercambio, en la zona minera del estado Bolívar es casi un commodity cuyo precio lo establece una rosca privilegiada de empresarios locales con anuencia gubernamental y complicidad de los militares de la zona.

Eso es siempre así. Pero nunca antes la diferencia
entre las ganancias de los excavadores artesanales y las de los grandes
compradores había sido tan desproporcionada como en estos tiempos de
coronavirus, explica Néstor López, minero del municipio Sifontes.

Para entender esta dinámica en los precios en los
pueblos del sur de Bolívar hay que entender una diferencia: la del oro minero frente al oro procesado. El primero, también conocido
como oro amalgamado, es el que se extrae de la mina. El segundo es el
procesado, ya fundido, analizado en un laboratorio y limpio.

Justamente es el primero el que venden los pequeños
mineros. El segundo es el que rige los precios internacionales del oro.

Antes de la cuarentena que impuso Nicolás Maduro el 17 de marzo, un dólar en el mercado paralelo de Venezuela costaba alrededor
78.532,64 bolívares. Entonces, un gramo de oro “minero” se vendía por 2,4
millones de bolívares (30 dólares en promedio); el puro, en 45 dólares. Pero a
finales de abril, con un dólar en los 185.000 bolívares como promedio, el
precio del gramo siguió siendo de 2,4 millones de bolívares, equivalentes
entonces a 13 dólares. En resumen: antes de la cuarentena, con un dólar se
compraban 32,7 miligramos, hoy se compran 77 miligramos.

Consultadas por separado, fuentes de Maripa,
Guasipati, El Callao, Tumeremo y El Dorado -localidades todas en el epicentro
de la actividad minera al sureste de Bolívar- concuerdan en que el
estancamiento de los precios del oro se debe a un acuerdo tácito entre los grandes
compradores de la zona para no pagar más de 2,8 millones de bolívares por gramo
-15 dólares entre finales de abril y comienzos de mayo- o grama, como le dicen en la zona a esa medida de peso.

“Estas personas recogen este oro que se compra aprovechando este momento de necesidad y tragedia y luego sacan buen provecho. Por ejemplo, en temporadas como Navidad se hacen millonarias muchas personas que aprovechan esas épocas, cuando se cierra la bolsa, y compran el oro barato y lo venden en enero cuando se reinicia la bolsa”, explica López.

Su hijo, también minero, refiere que en la
penúltima semana de abril vendió el gramo de oro por 2,5 millones de bolívares,
con transacción en efectivo. “Por transferencia aumenta: como 2,7 millones de
bolívares y el fundido está en 6,3 millones”, equivalentes a 35 dólares, de
acuerdo con la tasa paralela de ese mismo lapso.

Calcula que con la variación del dólar en las
últimas semanas, “el oro de mina debería pagarse en 4,5 y hasta 5 millones de
bolívares, es decir, unos 28 dólares. Hasta hace un mes se pagaba por 33 o 34
dólares por un gramo de oro. Hoy te dan 14. Sube el dólar pero no sube el oro”.
El estancamiento, añade, se debe principalmente “al cierre de las fronteras de
Guyana, Brasil y Colombia”.

En otras palabras, explica el minero usando una imagen: en época de Covid-19, el comprador, cuando compra un gramo, se lleva otro gramo gratis. Es la ganga del Coronavirus.

Por los caminos (y uniformes) verdes

Una fuente de Tumeremo, que pide la reserva de su
identidad, apunta que los principales compradores tienen rostros difusos pero
son los de siempre. “Los que compran aquí son gente del gobierno. Son
mayoristas que compran 60, 80 o 100 kilos. Algunos se llevan el oro a Brasil.
Hay militares, generales y coroneles que compran”.

En El Callao, tradicional centro aurífero, el dueño
de un molino concuerda casi de manera textual: “Antes de la pandemia, el gramo
de oro estaba en 2,2 millones bolívares y hoy está en lo mismo a pesar del
incremento del dólar. Eso no está para pagarlo así, pero lo tienen estancado.
Se debe a las mafias, como se dice”.

Calcula que nada más en El Callao hay 200 negocios que compran oro a los pequeños mineros. Estos son vendedores ansiosos, pues tienen que generar ingresos porque sí para sobrevivir en la vorágine de la hiperinflación y, ahora, de la pandemia. Asegura que los militares también son compradores habituales, algo que no ha variado con el estancamiento de los precios en Bolívar.

“Sí, los militares lo compran y hacen sus cosas por allí. ¿Pero cómo hacen los mineros? Tienen que comer, y el que tiene plata y su comercio se aprovecha de eso. Ahorita se puso súper cara la comida. Un cartón de huevos, un millón de bolívares. Un kilo de queso, 900.000 bolívares”, alrededor de seis y cinco dólares, respectivamente, de acuerdo con la tasa de cambio paralela en el momento de la entrevista, en la última semana de abril.

El declarante es dueño de un molino con
certificación gubernamental. Por eso se reúne de manera permanente con los
uniformados y, en muchos casos, les rinde cuentas. También los ha visto negociando
el oro.

Los militares también reciben el oro de otras
transacciones revestidas de cierta legalidad. Por ejemplo, un comunicado de
comienzos de abril (en la tercera semana de cuarentena), avalado por el Consejo
de Caciques Generales, refrendaba una propuesta de la Corporación Venezolana de
Minería acerca de los impuestos en oro para el uso del aeropuerto de Santa
Elena de Uairén (capital del municipio Gran Sabana, en la frontera con Brasil).

El documento (destinado al almirante Gilberto
Pinto, ministro de Minería Ecológica; Carlos Osorio, presidente de la
Corporación Venezolana de Minería; y la vicepresidenta y el canciller Delcy
Rodríguez y Jorge Arreaza) desglosa los impuestos así: seis gramos de oro por
carga de combustible, dos gramos por montaje de la aeronave, tres gramos por
transporte de cada 100 kilos de material minero, un gramo por despegue y
aterrizaje, un gramo por cada 100 kilos de comida y un gramo por tasa de salida
por persona.

Las facturas de esos impuestos para el aeropuerto son firmadas y despachadas por militares, funcionarios de la Corporación Venezolana de Minería y representantes indígenas. En promedio, y de acuerdo con una factura a la que tuvo acceso Armando.info, por cada vuelo hay 30 gramos de oro en impuestos. Calculando sobre la base del precio internacional del oro, 54,75 dólares por gramo, son 1.642 dólares en un país en el que el salario mínimo es de tres dólares mensuales.

El rol de las fuerzas militares en el contrabando
de oro lo confirmó un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que
desertó a Brasil luego de la masacre de Kumarakapay y Santa Elena de
Uairén, en Gran Sabana, Bolívar, en febrero de 2019
. “Siempre hay tráfico de oro para acá, para Brasil”, explicó en mayo de
2019, “pero eso es por parte del mismo gobierno”. Generales y comandantes,
añadió, hicieron cruzar oro para la venta en el estado de Roraima, que comparte
la frontera con el estado Bolívar. En la Gran Sabana, el Ejército venezolano
cobra vacunas tanto en oro como en dólares.

Mientras, los mineros pequeños carecen de alguna
manera para prosperar con el oro que trabajan. “Los mineros de subsistencia,
tanto en Venezuela como en el resto del mundo, son los más vulnerables a lo
largo de la cadena de suministros y, por lo tanto, muy a menudo en estos
lugares hay medios alternativos de vida que son limitados y que están aún más
limitados debido al coronavirus”, explica Marcena Hunter, analista en temas de
crimen organizado y seguridad del Global Initiative Against Transnational Organized
Crime. Hunter observa la misma contracción del precio de oro en mercados negros
en varios lugares del mundo, a contramano de lo que sucede en el mercado
global.

“No tienen la opción de aferrarse al oro hasta que
se abran las cadenas de suministro, porque tienen que venderlo para
sobrevivir,” agrega. Los ganadores, entonces, son compradores o distribuidores.
“Son actores criminales. Hemos tenido información sobre el almacenamiento de
oro, por lo que una vez que las cadenas de suministro se abran debido al
aumento de los precios de oro, que continuará subiendo, habrá márgenes grandes
de ganancia en el futuro para esos actores (que generalmente suelen ser
comerciantes con alto poder adquisitivo, pandillas o funcionarios civiles y
militares) que puedan almacenar ese oro ahora”.

Además de los uniformados, los otros que tienen una
“oportunidad única” de inversión son los grupos armados irregulares. Un
comerciante venezolano de oro explica que quienes se benefician del sudor y de
la sangre de los mineros informales son especialmente quienes manejan divisas
en efectivo. Quienes participan en la cadena de microtráfico y tráfico de
drogas suelen ser importantes compradores justamente por eso.

“Eso está repartido de esta manera: el ELN [N. de R.:Ejército de Liberación Nacional, grupo insurgente de origen colombiano] cobra un impuesto a todos los mineros. De repente tendrá su comprador ahí, que no se lo toquen. ¿Pero qué pasa? ¿Cómo te explico...? Una compañía, un molinero, el molino de martillo, una que muela pues, pam-pam-pam... Semanalmente, este molino de martillo tiene que pagarle un impuesto a la guerrilla del ELN o a la de las FARC [N. de R.: Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, grupo guerrillero oficialmente desmovilizado tras los Acuerdos de Paz pero del que algunos grupos disidentes siguen activos] y tiene que pagarle un impuesto también al comandante de la GNB. Aparte de eso, el comandante de la guardia llega con dólares y le compra a precio de gallina flaca al molinero”.

Ahora más que nunca, los que tienen dólares en
efectivo obtenidos, por ejemplo, del cobro de vacunas de protección o del peaje para el paso de tráficos
transfronterizos, pueden hacer su agosto en este preciso instante con la compra
barata del mineral precioso. “Todos los comandantes extorsionan al molinero,
extorsionan al otro y recogen el oro. Y cuando no los extorsionan, ya cada
comandante tiene sus dólares para la compra de oro”.

Según la fuente, que pidió el anonimato para este trabajo, las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos a las transacciones de oro con Venezuela cerraron el mercado lícito. Con ello, colateralmente, contribuyeron a aumentar las ganancias tanto para las pandillas del crimen organizado como para militares y funcionarios civiles que se involucran en la compra clandestina de oro: “El gobierno americano tiene que armar una estrategia porque mientras más les cierren la llave, el margen de ganancia es mayor para ellos”.

El pasadizo colombiano

A raíz de la decisión de los gobiernos de Aruba y Curazao, las dos antiguas islas neerlandesas del Caribe vecinas a las costas
venezolanas que hoy son Estados soberanos, de bloquear el tránsito y la
importación de oro proveniente del país sudamericano, la ruta de Colombia se
convirtió en una de las más usadas para sacar el mineral de Venezuela.

Solamente en el departamento colombiano de Norte de
Santander, fronterizo con Venezuela, hay cerca de 200 trochas, pasos ilegales
por donde transitan a diario miles de personas entre los dos países. No son
pocas las suelas utilizadas para esconder una barra plana de oro o los
cinturones en donde entran algunos gramos. Algo similar ocurre hasta con las
naranjas: con frecuencia se ha descubierto que donde debe haber pulpa hay
escondidos hasta 40 gramos de oro. También se suelen utilizar bloques de panela
o papelón, los nombres que se le dan respectivamente en Colombia y Venezuela a
la melaza de caña de azúcar cocida y solidificada.

“Puedes traer de 10, 20 a 25 gramos de oro en tu cuerpo por cada cruce”, contó un cargador de contrabando, o mula, en el argot de los traficantes, en 2019. Grupos irregulares, militares y policías están detrás del mineral. “Le quieren quitar a uno la mercancía para ellos apoderarse. Uno pierde todo y ellos se quedan con el oro”.

Muchos de estos contrabandistas de oro, refugiados
venezolanos entre ellos  -algunos
reclutados por medio de amenazas-, llegan a locales de compraventa de oro. Uno
muy conocido es el centro comercial Alejandría, en el centro de Cúcuta, la
capital de Norte de Santander y nudo fundamental de las vías por las que
transitan desde y, ahora, a Venezuela, los refugiados económicos. Antes de la
pandemia, las calles alrededor estaban llenas de vendedores de cualquier
producto contrabandeado a través de las trochas y de pregoneros de oro.

A la llegada de la pandemia y de su subsecuente
cuarentena, el centro comercial Alejandría cerró sus puertas y se desató el
caos. “La gente llama para averiguar precio, pero cómo viene si eso está
cerrado y a la gente le da miedo venir por las trochas. Las trochas están
militarizadas”, dice un comerciante que tuvo que cerrar su tienda por las
restricciones de la cuarentena preventiva en Colombia, que entró en vigencia el 24 de marzo, diez días después de
que el propio presidente, Iván Duque, ordenara cerrar los siete cruces
oficiales de frontera.

Aunque las restricciones de frontera suelen aumentar el flujo sobre las trochas, eso no ha ocurrido durante la pandemia. El miedo al contagio, la militarización de ciertos caminos en ambos lados de la frontera y el aumento de cobros de vacunas por grupos irregulares disminuyeron el flujo y, con ello, el contrabando. La escasez de combustible en Venezuela, combinado con el disparo de precios de gasolina en el mercado negro, dificulta el acercamiento de la mercancía que, entretanto, se sigue produciendo en Venezuela.

“El precio, obvio, se bajó. Para comprar y para la
venta también”, agrega el vendedor de oro en Cúcuta. “El puro bajó bastante,”
añade, refiriéndose al oro de 24 kilates, el de más alta calidad. Su precio:
alrededor de 135.000 pesos colombianos, o 34 dólares, moneda que también se
viene revalorizando en Colombia.

En otras oportunidades, cantidades mayores que las que transportan las mulas también cruzan hacia Colombia. A veces, sobre el paso oficial por el puente binacional Simón Bolívar, que cruza el río Táchira, las autoridades colombianas han incautado oro, aunque también puede que hagan de la vista gorda al escuchar un nombre clave. Después de esto, el oro es llevado a Bogotá, Cali y Medellín, donde, luego de algunas tretas ilegales, es nacionalizado como oro colombiano antes de seguir su rumbo para compradores internacionales en Estados Unidos y Suiza, entre otros países.

Punto triple

Además de Brasil y Colombia, Guyana comparte con
Venezuela una frontera porosa y selvática que se encuentra a pocos kilómetros
de las minas de Bolívar. Los precios bajos del oro en Venezuela y la
infraestructura de la industria de oro en Guyana se funden en una atractiva
oportunidad económica.

“Es una oportunidad de compra perfecta en este lado, porque lo que conseguiste a través de los canales no oficiales escasamente se monitorea y entonces ¿por qué no? Cuanto más bajo sea el precio, mejor, porque el precio del oro se está disparando en los mercados (legales)”, razona Gabriel Lall, ex presidente de Guyana Gold Board, el ente estatal que administra el comercio de oro en Guyana.

“Si realmente logras exprimir a alguien, puedes
ganar 500 dólares por onza. Piensa en eso. Luego, simplemente hay que mezclarlo
con el suministro (de oro) de su propia cadena y estarás listo. Quiero decir
que se necesitará la persona más ética para resistir ese tipo de tentación, ese
tipo de oportunidad. Y nuestro sector minero no es conocido por ningún tipo de
ética”, asevera.

Ese jugo que se exprime es ese margen entre los
ganadores y perdedores de esta trama circunstancial de la cuarentena, según
explica una fuente de Maripa, en el oeste de Bolívar.

“Los compradores duros de oro de esta zona llegaron
a ese acuerdo (de no comprar por un precio mayor). Esto, para evitar que los
precios se disparen. Acá la inmensa mayoría se rige por el oro, no por el
dólar. Ya que muchísima mercancía viene de Colombia o Brasil, allá pagan
directamente con oro fundido. Acá es normal que todo comerciante tenga su peso
de oro. Porque el oro, después de los bolívares en efectivo, es la segunda
moneda”.

Yris Infante, fotógrafa y comerciante en El Callao, apunta que en cualquier población del eje minero la relación es la misma. Allá el precio de la comida aumenta a la par del dólar y a una suerte de “inflación del oro”. Todo es más caro debido a su circulación casi exclusiva. Y, paradójicamente, el oro que venden representa para ellos cada vez menos en estos días.

“Yo estoy en El Perú”, dice, en referencia a un
sector de El Callao. “Allí se mueve bastante el oro. Económicamente ha pegado
bastante. Estamos acostumbrados a resolver algo con una grama de oro y eso no te alcanza ni para la comida de una semana”.
Vale decir que en estas zonas de extracción los precios de los alimentos son
más caros que en el mercado común, al ser marcados con un añadido que asume que
la economía local, además de recóndita, se sustenta en la comercialización del
oro y, por tanto, tiene más recursos.

Es otra movida apenas en el mundo, no pocas veces
cruento, del oro. Un mundo de grandes perdedores y de grandes ganadores, sobre
todo. Pues, como sentencia Néstor López, “cuando pase esta plaga que azota al
planeta entero, muchos de ellos van a sacar provecho. Quedarán
multimillonarios”.

Esta historia es parte del
proyecto
"Alerta Mercurio", de InfoAmazonia en alianza con Armando.Info. Una
investigación de un año sobre los impactos del uso de esta sustancia tóxica en
la Amazonía, con el apoyo del IUCN National
Committee of the Netherlands (IUCN NL) y el Rainforest
Journalism Fund del Pulitzer Center on Crisis Reporting. 

RELATED CONTENT